¿Cómo resolver los conflictos laborales en tu Empresa?

Los Conflictos laborales pueden llegar a afectar enormemente el ambiente en tu Organización ¿Qué puedes hacer para resolverlos?

0
292

Tiempo de lectura: 7 minutos

En las interacciones humanas, se pueden dar toda clase de situaciones debido a la variedad de personalidades y caracteres que tenemos las personas. Y es por esa misma variedad, es que los conflictos forman parte del universo de las interacciones humanas.

Los ambientes laborales no escapan a esa realidad, y de hecho, se prestan para que los conflictos  laborales se desarrollen cuando no hay un buen manejo de las relaciones. Las causas pueden ser muchas pero, en primer lugar, es importante determinar qué es un conflicto laboral.

Entendiendo qué es un conflicto laboral

Por definición conflicto es aquella situación donde 2 personas o grupos se enfrentan de manera antagónica, a causa de diferencias en las opiniones o posiciones respecto a un hecho o situación determinada. En consecuencia, un conflicto laboral, es una situación en donde 2 o más, compañeros de trabajo, tienen diferencias de opiniones o posiciones respecto a un tema determinado o relacionado con sus labores, siendo que estas diferencias no pueden ser solucionadas por ellos mismos. Estos conflictos se pueden dar entre compañeros, entre jefe y empleado, entre gerentes, etc.

¿De qué manera afectan los conflictos laborales al ambiente de trabajo?

Lamentablemente, los conflictos generan sentimientos y sensaciones negativas, que a la larga no sólo afectan a los implicados. Sí, el conflicto no es abordado a tiempo, puede llegar a perjudicar de manera grave a toda la organización, desde las interrelaciones de los empleados hasta la productividad, enquistándose como un cáncer. Y es por esto que es vital tomar acción temprana, al momento de surgir cualquier tipo de conflicto.

Principales causas de los conflictos laborales y cómo evitarlos

Las causas por la que se generan los conflictos laborales son muchas y muy variadas, conociendo las causas que ocasionan conflictos podemos evitarlos a futuro. Por eso queremos hacer referencia a las causas más comunes:

  • Conflicto por el uso de los recursos: para desempeñar sus funciones, los empleados requieren recursos, y es importante, como líder de equipo garantizar que cada uno de los miembros tenga los recursos necesarios para el desempeño de sus funciones, e incentivar el uso consciente de los mismos.
  • Conflicto por estilos de trabajos: existen tantos estilos de llevar a cabo el trabajo, como personalidades hay, algunas personas necesitan orden para cumplir con sus funciones, mientras otras son más creativas dentro de un caos. De allí, que a la hora de formar equipos de trabajo, se deban tomar en cuenta todos estos aspectos.
  • Conflicto por percepciones o puntos de vista: volvemos a la infinidad de personalidades, y es que cada cabeza es un mundo. Cada miembro del equipo, puede tener una percepción diferente respecto a cómo enfocar las labores a realizar, cuál es la finalidad de esa labor, etc. Si desde un principio, abrimos un canal de comunicación fluido y claro, podremos evitar conflictos por esta causa.
  • Conflicto por metas: los miembros del equipo pueden entrar en conflicto por cumplimiento de metas, bien sea por que las mismas son contradictorias, o porque 2 personas persiguen los mismos objetivos. Para evitar estas situaciones, es recomendable que, al fijar las metas y objetivos, estas sean muy claras y además muy específicas, cada uno de los miembros del equipo puede trabajar en pro del cumplimiento de metas de acuerdo a sus labores. En caso de vendedores, por ejemplo, se debe fomentar la sana competencia y el respeto como valores importantes, para evitar que al perseguir ambos una misma meta, se creen conflictos que lejos de beneficiar a la organización, vayan en detrimento de ella y de la productividad de la misma.
  • Conflicto por roles: esta causa de conflicto es cuando uno de los miembros del equipo de alguna manera asume roles que no le corresponden, interfiriendo de esta manera con el rol de otro miembro.
  • Conflicto por presión. Esta es una causa muy común de conflictos cuando los miembros del equipo tienen fecha límite de entrega de proyecto y dependen de otra instancia para avanzar en sus funciones, siendo que esta otra instancia, a su vez, tiene otras funciones que cumplir.
  • Conflicto por valores: al ser los valores de cada individuo un tema personalísimo, a veces los colaboradores de una organización pueden entrar en conflicto al no haber puntos comunes entre los valores de unos y otros. Por esta razón, la selección del talento humano es vital, al captar colaboradores que sean afines con los valores de la empresa y de esta manera, tendrán valores similares.
  • Conflicto por políticas de la empresa: si no hay unas políticas de la empresa claras y además conocidas para toda la plantilla, se pueden crear conflictos entre los empleados debido a que no existe una guía clara y concisa.

Tipos de conflictos laborales

Así como existen múltiples causas que generan los conflictos, de la misma manera, existen varios tipos de conflictos por su naturaleza, por las partes que están involucradas en el mismo, por lo que generan en el entorno, etc. Aquí te ofrecemos una pequeña y rápida clasificación de los mismos:

Conflictos empresariales:

  • Conflicto intrapersonal: es aquel que una persona mantiene internamente cuando no hay concordancia entre sus valores y lo que se le pide que haga.
  • Conflicto interpersonal: es cuando el conflicto se genera entre 2 o más partes. Puede ser entre empleado – jefe, entre compañeros de trabajo e incluso entre empleado – cliente.
  • Conflicto intragrupal: cuando el conflicto se genera entre los miembros de un mismo equipo.
  • Conflicto intergrupal: es la generación de conflictos entre dos o más grupos.
  • Conflicto interorganizacional: cuando el conflicto se extiende a dos o más organizaciones.

Conflictos según las causas:

  • Conflicto de relación: debido a que no existe un buen canal de comunicación.
  • Conflicto de información: cuando la información manejada es errada, falsa o incompleta.
  • Conflicto de intereses: cuando las personas perciben que sus intereses son más importantes que los de la otra parte.
  • Conflictos estructurales: cuando las personas sientes que los roles designados no son iguales.
  • Conflictos de valores: cuando se presenta una situación de incompatibilidad de valores y una de las partes quiere imponer los propios como único sistema de valores.

Conflicto según su naturaleza:

  • Conflicto falso: no hay realmente un conflicto.
  • Conflicto verídico: si existe una situación conflictiva comprobada.
  • Conflicto contingente: es aquel conflicto del cuál aun no se es consciente de su existencia, y hay varias opciones para resolverlo.
  • Conflicto desplazado: es este tipo de conflicto que crea ruido, pero en realidad esta opacando a otro más importante, el cual es que realmente necesita atención.
  • Conflicto mal atribuido: es aquella situación conflictiva en que las partes involucradas no lo sienten de esta manera.

Conflicto según el efecto que producen:

  • Conflicto constructivo: es aquella situación que, aun siendo problemática, dentro de la misma pueden encontrarse ventajas.
  • Conflicto destructivo: los únicos efectos que producen son negativos.

Como evaluar y enfrentar los conflictos en el lugar de trabajo.

La manera de enfrentar y buscar soluciones a los conflictos laborales, puede encontrarse dentro de un amplio abanico de posibilidades. Sin embargo, como toda situación puede verse desde distintas ópticas, esto influye en la resolución de los mismos.

 Desde la perspectiva del líder del equipo.

Como hemos mencionado, existe un amplio abanico de posibilidades a la hora de enfrentar conflictos en el lugar de trabajo, sin embargo, existen puntos esenciales a tomar en cuenta para enfocarlos y enfrentarlos en un primer momento:

  1. Diagnosticar el problema a tiempo. Los problemas se resuelven mejor a su inicio, puesto que ese momento aún no se han complicado las situaciones y las consecuencias aun no se han acentuado.
  2. Analizar la situación desde todas las perspectivas posibles. Con una amplia perspectiva es más fácil encontrar la solución.
  3. No intentar imponer la paz. A veces, en las situaciones de conflicto, intervenir e imponer la paz por rango de superioridad no es lo más aconsejable, esto al contrario puede ser contraproducente.
  4. Antes de proponer alguna solución es importante haber indagado en las causas, los implicados y de qué tipo de conflicto se trata.
  5. Priorizar los objetivos de la empresa. Es importante hacer entender a los implicados que lo más importante es el cumplimiento de los objetivos de la organización.
  6. Ser optimista y enfocarse en la resolución del problema. Para crear un ambiente favorable a la resolución del problema es vital ser optimista y hacer sentir a los implicados que el mismo tiene solución, de esta manera todas las partes sentirán que es posible resolverlo y se enfocaran en lograrlo.
  7. Acentuar la importancia de actuar con profesionalismo. En todo ambiente laboral, la ética profesional debe ser más importante que la personalidad de las partes en conflicto.
  8. Una vez que se ha encontrado la solución más adecuada, es importante hacer acuerdos y establecer los mismos por escrito, para que toda la situación sea transparente para todas las partes implicadas.
  9. Hacer seguimiento a la situación. Pasado algún tiempo es aconsejable sondear entre las partes como se sienten respecto al conflicto superado.

Si eres empleado ¿Que debes hacer para resolver conflictos en el trabajo?

Como empleado, puedes estar expuesto a entrar en conflicto con tus compañeros e incluso con tus superiores, pero existen algunas acciones que puedes tomar para enfrentarlo de la mejor manera posible. Aquí te damos algunos consejos:

  • Mantén siempre la calma. Una cabeza fría analiza mejor la situación.
  • Prioriza tus objetivos laborales. Si mantienes la vista sobre cuáles son tus objetivos, será más fácil que el conflicto no crezca, porque tendrás claro que es lo más importante para ti.
  • Debes estar dispuesto a llegar a una solución con los demás involucrados. Esto dice mucho sobre tu ética profesional.
  • Debes evitar personalizar el conflicto. No ataques de manera personal a la otra parte, la causa del conflicto es por trabajo.
  • No existe una sola manera de hacer las cosas. Cada cabeza es un mundo, esto significa que cada persona puede enfocar las situaciones desde ópticas muy distintas y no por ello son erradas.
  • Lo más importante es actuar a tiempo, no debemos cerrar los ojos a la situación esperando que desaparezca por si sola, esto al contrario, puede agravar de manera alarmante el problema.

Técnicas de Resolución de Conflictos laborales.

Entre las técnicas más populares utilizadas por los expertos, tenemos:

Arbitraje: se utiliza principalmente en conflictos graves y se designa a una figura externa al conflicto para la búsqueda de la solución. Puede que la misma no satisfaga completamente a las partes por la gravedad del mismo.

Facilitación: esta técnica se recomienda para conflictos leves, se acude a una tercera persona que facilite el diálogo entre las partes para que estas lleguen a un acuerdo producto del consenso.

Indagación: También en conflictos de mediana a grave importancia, en esta técnica, terceros imparciales buscan información sobre las causas del conflicto y luego ofrecen posibles soluciones.

Mediación: Es un recurso más formal que la facilitación y se utiliza principalmente en conflictos que parecen no tener solución. La técnica consiste en crear el ambiente propicio para que las partes se reúnan y concuerden en la importancia de resolver el conflicto. Una vez llegados a este punto, se puede aplicar la solución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí