¿Sabes de qué se trata el Síndrome del Impostor? Conoce los síntomas y como puedes evitarlo

0
75
síndrome del impostor y cómo evitarlo

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Piensas que no mereces lo que has logrado?, ¿te sientes preocupado que las personas descubran que no eres suficientemente competente? ¿Opinas que tu éxito es solo cuestión de azar? ¿Tienes la sensación de estar engañando a tus semejantes para que te consideren más exitoso de lo que eres? Si contestaste con un sí a más de dos preguntas, es posible que estés experimentando el síndrome del impostor.

No te alarmes, es un fenómeno psicológico que pueden sufrir las personas algunas vez en sus vidas. De hecho, diversos estudios como el publicado por la American Psychological Association titulado “The Impostor Phonomenon”. Asegura que un 70% de los individuos puede padecerlo y es más frecuente en las damas catalogadas como de alto rendimiento.

Es por ello, que queremos compartir contigo información sobre los síntomas de este síndrome, el cual muchas personas sin distinción de edad, ocupación y clase social padecen. De igual forma, te daremos algunas estrategias para que el síndrome del impostor no te afecte.

¿Qué es el síndrome del impostor?

El síndrome del impostor es un término que acuñaron las psicólogas Suzanne Imes y Pauline Clance el año 1978. Estas investigadoras querían descubrir, porque las mujeres de alto rendimiento consideraban que su éxito era cuestión del azar. Además, tampoco reconocían que sus logros se debían a su esfuerzo y talento.

Actualmente se emplea este término tanto en mujeres como en hombres, que psicológicamente no estén cómodos con sus habilidades y destrezas. Que vacilen sobre lo que han logrado a nivel personal, académicamente y laboral. Asimismo, tengan temor que otras personas los consideren un fraude.

La condición del síndrome del impostor no discrimina a nadie, sin importar a que se dedique o que estatus social tenga. Pues, las personas al estar sometidas a diversas presiones internas o externas para lograr el éxito, pueden experimentar los síntomas, como por ejemplo cuando se desempeña un nuevo empleo. Pero lamentablemente, también existen individuos que sufren una lucha interna de incompetencia permanente.

Síntomas del síndrome del impostor

En algunos momentos de la vida es bueno la duda, porque podemos autoevaluarnos para determinar nuestras competencias y hasta donde somos capaces de llegar. No obstante, si esa sensación de duda pasa al terreno de la desconfianza y donde dejas de creer en ti mismo, será complicado tener una imagen real y segura de tus propias habilidades.

Todo esto puede llevarte a padecer estrés, angustia, depresión y hasta baja autoestima. A continuación te detallamos los síntomas que ocasiona el síndrome del impostor:

Temor por no superar las expectativas

En el ámbito familiar, educativo y laboral es frecuente que las personas tengan ese temor por no superar las expectativas. La idea de no defraudar a padres, maestros o jefes ronda constantemente en la mente de quienes padecen el síndrome del impostor.

Evadir responsabilidades extras

En muchos equipos de trabajo, puede observarse como algunos miembros no salen de su zona de confort. Durante años permaneces en el mismo puesto, no consideran nunca demostrar sus habilidades, aunque las tengan. En el aspecto personal no les gusta realizar actividades voluntarias, porque se sienten tan inseguros y predispuestos, al punto de que terminan fallando en lo que están realizando.

“Mi éxito se debe a la suerte”

Aunque la persona sea exitosa, inteligente y con muchas capacidades, si sufren del síndrome del impostor, estarán en un ciclo constante de negación de sus competencias, ya que según ellos sus logros son producto de la suerte o exclusivamente de causas externas. Por esto, consideran que siempre deberán esforzarse más que el resto.

No quieres ser descubierto

Es el individuo que siempre está tras bastidores, es decir su baja autoestima, autoconfianza y temor a fallar, los lleva a evitar que otros descubran todo el potencial que tienen. Por tanto, siempre estarán en una situación de estancamiento constante.

Insatisfecho con tu trabajo

Según el Psicólogo Abraham Maslow, el ser humano siempre buscará la satisfacción y cubrir sus necesidades. Por esto, es normal que cuando se desempeñe un cargo laboral, en algún momento puedas comenzar a compararlo con otro mejor. Pero, aunque esto representa una infelicidad constante, pues no puedes atreverte a buscar un ascenso o un empleo más conveniente. La persona siempre se sentirá subvalorada y no reconocerá la importancia de sus habilidades.

Negar cuánto vales

Al negar cuanto valemos entramos en la recurrencia de no darle el merito verdadero a las potencialidades que poseemos. Quien padece el síndrome del impostor, ni siquiera se atreve a pedir un aumento, pues piensa que no lo merece.

Desilusión por no cumplir tus metas

La fortaleza y el sentido de la sobrevivencia siempre han caracterizado al ser humano. Si fallamos en un objetivo, vemos donde está el error y reajustamos. En cambio, las personas con el síndrome del impostor se plantean metas demasiado desafiantes y cuando no pueden alcanzarlas, se sienten fracasados y desilusionados de ellos mismos.

¿Cómo superar el síndrome del impostor?

Para superar el síndrome del impostor, primero reconoce que lo estás sufriendo. Recuerda que en ningún momento es malo analizar tus dudas, lo importante es no dejar que dentro de ti se fijen pensamientos donde digas “no lo merezco, es producto de la suerte”. Queremos compartirte algunas estrategias que te ayudarán a luchar contra este fenómeno psicológico.

  • Practica la inteligencia emocional: En el momento que lleguen los pensamientos negativos de inferioridad a tu mente, reconócelos y auto gestiona actividades positivas que se convertirán en mejora continua, para consolidar las metas que te plantees.
  • Reconoce tus éxitos: Si no reconoces que tus capacidades te hacen llegar al éxito, sentirás que eres un fraude. Si te han dado una oportunidad en cualquier ámbito de tu vida, pues ¡aprovéchala! Te lo mereces porque trabajaste duro para llegar a donde estás.
  • Exprésale a otros tu padecimiento: Si tienes un familiar, amigo, compañero de trabajo y experto en el tema, habla con el sobre tus síntomas. Te sentirás desahogado, con una carga menos, incluso puedes recibir consejos y orientación valiosa.
  • Evita las comparaciones: No hay nada más odioso que las comparaciones. Es cierto que existen personas que han logrado más cosas que tú. Pero, tú eres único y tienes tus propios talentos para llegar hasta donde te propongas.
  • Terapia de la escritura: Lleva una agenda o un diario de lo que más te enorgullece y por lo que debes estar agradecido. Además, puedes reflexionar sobre lo que has logrado, esto te ayudará a elevar tu autoestima.

Recuerda que tú eres un ser valioso, con inteligencia, sentimientos y capacidades extraordinarias. Una forma de luchar contra el síndrome del impostor es trabajar tu autoestima y confianza. Así, podrás desarrollarte, mejorar tus relaciones personales, lograr éxito laboral y enfrentar cualquier situación por muy compleja que sea.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí